Las Monedas Complementarias (MC) o Monedas Sociales (MS) son aquellas divisas que no son de curso legal y por lo tanto se utilizan como complemento a la moneda oficial. Esta terminología comprende una amplia variedad de sistemas de cambios y monedas diseñadas para funcionar conjuntamente con la divisa oficial u otras monedas complementarias. Las monedas complementarias pueden tener un valor relacionado con la divisa oficial o también pueden ser utilizadas como una unidad de medida por sí mismas y por lo tanto tener su propio mecanismo a la hora de valorar los bienes o servicios.

Las monedas complementarias no son nada nuevo, es más, son anteriores al sistema monetario monocultural que nos rige en la actualidad. Ya en tiempos modernos, hay multitud de ejemplos de monedas complementarias creadas para satisfacer necesidades específicas a nivel local o regional, o para mitigar la escasez de dinero de curso legal en épocas de crisis como la actual. Cada vez más, también han sido utilizadas como una manera innovadora y efectiva para conseguir objetivos políticos. Aunque es difícil estimar un número exacto se calcula que actualmente existen entre 3000 y 5000 monedas complementarias en el mundo, un número que ha crecido especialmente a raiz de la crisis financiera que empezó en 2008.

Las Monedas Complementarias pueden suponer importantes ventajas para los negocios. Algunas tienen un impacto considerable en la economía, como el WIR Suizo, que lleva 80 años en funcionamiento. El WIR Bank lleva a cabo transacciones equivalentes a millones de Francos Suizos  a través de las 70.000 pymes adheridas al proyecto. La mayoría de Monedas Complementarias no tienen tanto alcance, ya que operan en áreas o grupos de usuarios mas reducidos.

Como se comentó anteriormente, el término Moneda Complementaria incluye una gran variedad de ejemplos diferentes, que en mayor o menor medida se corresponden con esta categorización:

  • Monedas locales (monedas de transición,Regiogeld,MCL…)
    • por ejemplo: Chiemguaer, Bristol Pound, Eusko etc..
  • Bancos de tiempo y Sistemas LETS (SEL/JEU (FR), Tauschring (GER))
  • Sistemas de fidelización
    • Por ejemplo: Torekes, e-portmonee, Miles&More, Nectar Points, Tarjetas de Puntos (Cepsa, Carrefour, etc)
  • Monedas para uso entre empresas
    • Por ejemplo: Tradeqoin, Sardex, Bangla-Pesa
  • Sistemas de pago cerrados
    • Por ejemplo: Banco WIR
  • Y muchos más
    • Por ejemplo: Bitcoin, Ven, Liberty Dollar…

Aunque puedan parecerse, en la práctica cada sistema de moneda complementaria es único.

La mayoría de negocios no opera al 100% de sus capacidades comerciales. Si nos centramos en los aspectos operativos de las pequeñas y medianas empresas, existen algunos modelos de Moneda Complementaria que han sido designadas para ayudar a este tipo de negocios a aumentar su productividad y su resiliencia a los factores externos que pueden amenazar su prosperidad. Por ejemplo:

  • Para aumentar las ventas
    • Monedas negocio-negocio (B2B currencies) – Estas redes de intercambio anuncian a los negocios al resto de la red, abriendo nuevas vías de negocio a las empresas participantes. Las compañías pueden aumentar sus ventas gracias a la demanda que se genera dentro de la propia red.
    • Monedas locales – Las monedas locales sólo se pueden gastar dentro de la red de intercambio de los negocios que las aceptan. Los clientes, con el tiempo, se sentirán partícipes del negocio y desarrollarán una fidelidad debido a que comparten unos valores representados por esa moneda local.
    • Programas de fidelización – Premiando a los consumidores locales con “puntos” se ha probado que estos aumentarán su gasto con el tiempo.
  • Para aumentar el flujo
    • Monedas negocio-negocio (B2B currencies) – Utilizando este tipo de monedas en sus operaciones con otros negocioes de la red, las empresas pueden centrar sus existencias de dinero de curso legal en afrontar otros costes operativos.
    • Monedas locales – Las empresas pueden utilizar este tipo de monedas para operaciones que de otro modo necesitarían de dinero de curso legal.
    • Sistemas de crédito mutuo – Estas monedas pueden dar acceso a financiación sin intereses.
  • Para economizar
    • Monedas negocio-negocio (B2B currencies) – Los intercambios entre empresas suponen un punto de encuentro entre las necesidades de unas empresas y los excedentes de otras. Por ejemplo: capacidad de almacenaje, aprovechamiento del transporte, etc.
    • Programas de fidelización – Los excedentes y los activos infrautilizados pueden ser intercambiados, suponiendo un bajo coste marginal, a los clientes fieles a cambio de puntos.
  • Para crear una red de empresas
    • Monedas negocio-negocio (B2B currencies) – De esta manera, las empresas construirán relaciones a largo plazo con otras del mismo sector y reconocerán una dimensión ética de la competencia, y por tanto unas obligaciones y responsabilidad respecto al resto de empresas de la red.

Aunque una empresa puede implementar su propia Moneda Complementaria la mayoría prefiere adherirse a iniciativas ya existentes. Hay diferentes maneras mediante las cuales una PYME puede apoyar una Moneda Complementaria y recoger los frutos de este apoyo:

  • financiando la implementación total o parcial de la Moneda Complementaria y/o sus costes operativos
  • proporcionar una parte o el total de las necesidades operativas de la Moneda Complementaria
  • tomar parte del grupo de toma de decisiones
  • dar facilidades (instalaciones, material)
  • promocionar la Moneda Complementaria
  • darle uso a la Moneda Complementaria en sus operaciones habituales (tanto aceptar el pago como comprar en ella)


Las Monedas Complementarias, como cualquier otra cosa en esta sociedad, tienen que cumplir las leyes del país en el que operan. Hay algunos aspectos a tener en cuenta, dependiendo del tipo de moneda y de la manera que será implementada, entre los cuales están:

  • Impuestos – IVA, impuesto de sociedades e impuesto sobre la renta
  • Seguros – Seguros para el voluntariado, limitación de la responsabilidad
  • Legislación laboral – Impacto en la seguridad social, en las prestaciones por desempleo o discapacidad, o los términos contractuales en caso de recibir una parte del salario en Moneda Complementaria
  • Seguridad y privacidad – Seguridad de los usuarios de la Moneda Complementaria (especialmente aquellos grupos más vulnerables), protección de datos
  • Regulación de los servicios financieros – Emisión de moneda física, emisión de moneda digital (convertible o no convertible a la moneda de curso legal), lavado de dinero
  • Aceptación de la Moneda Complementaria por parte de las entidades públicas

En todos los proyectos serios de Moneda Complementaria los promotores ofrecerán la información legal y fiscal necesaria para las empresas.

Las Monedas Complementarias que pretenden atraer a PYMES hacia su proyecto suelen ser equivalente a la moneda nacional. De esta manera la contabilidad de la Moneda Complementaria encajará con la contabilidad corriente y no supondrá un gasto extra ni un problema para las empresas. En cada país hay diferencias legales que afecta a los tipos de Moneda Complementaria que pueden operar eficientemente. En algunos casos las monedas soportadas por dinero de curso legal tendrán un trato diferente de aquellas basadas en sistemas de crédito mutuo. Por ejemplo en Estados Unidos son necesarios formularios especiales para la declaración de impuestos en el caso de los sistemas de crédito mutuo. Hay una asociación dedicada a asesorar sobre este asunto: International Reciprocal Trade Association (www.irta.com).

El proyecto CCIA ofrecerá información sobre este aspecto a promotores y responsables políticos. Suscríbete al boletín del CCIA para mantenerte al tanto.